Debió nacer cerca de 1547 en la Villa de Iznalloz, donde trabajaban su padre y su hermano Ambrosio en la construcción de la iglesia mayor de dicho pueblo. Hijo de Alonso de Aguilera y de Teresa Ruíz Barranco. Entra como aprendiz con su padre y hermano, donde se instruyó en parte de su oficio. Se casó con Jerónima Gudiel. Estuvo trabajando en el Reino de Castilla, en Aranjuez como cantero. Participó en la guerra de Granada, alistándose en las huestes de don Juan de Austria contra la sublevación del moro Aben-Humeya. El 19 de agosto de 1593 fue nombrado maestro mayor de la Catedral de México, esto debido a la muerte de Claudio de Arciniega. El 17 de junio de 1594 aparece en un documento del Santo Oficio donde se establece la limpieza del linaje de este artista para darle título de familiar (optar por un cargo) de dicha institución. Fallece cerca de 1601.

Anales del Instituto de Investigaciones Estéticas, INFORMACION DE DIEGO DE AGUILERA PARA OPTAR A UN CARGO EN EL SANTO OFICIO DE LA INQUISICION DE MEXICO 1953, vol. VI, núm. 21, pp. 95-117

Lo encontramos en 1675, cuando el bachiller Bernardino Suárez colocó a su hijo, Juan Suárez Calderón, como aprendiz del maestro José de Villegas. Se conserva un cuadro firmado que representa la Crucifixión y se encuentra en el arco de la bóveda del lado del Evangelio de la capilla de las Reliquias de la catedral de México. Es una obra vigorosa y de buena factura.

Arte Colonial en México, Manuel Toussaint, UNAM, 1962, p. 119

Hermano de Bartolomé Carrillo, tenían su taller en Tacubaya, fundieron la esquila denominada San Joaquín y Santa Ana en 1766, la cual se encuentra en el campanil aleo de la derecha de la Catedral de la Ciudad de México y pesa sesenta arrobas.

Campanas de México, Abelardo Carrillo y Gariel, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Estéticas, 1989, pp. 80

Hermano de Antonio Carrillo, tenían su taller en Tacubaya, fundieron la esquila denominada San Joaquín y Santa Ana en 1766, la cual se encuentra en el campanil aleo de la derecha de la Catedral de la Ciudad de México y pesa sesenta arrobas.

Campanas de México, Abelardo Carrillo y Gariel, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Estéticas, 1989, pp. 80

Su verdadero nombre era Francisco de Ibía, natural de Zumaya, en Guipúzcoa, de donde tomó el nombre. Era descendiente de la noble casa-torre de Zumaya, conocida también como de Gamboa. Nace en 1532; llega a México poco antes de 1565. Antes de 1577 lo encontramos casado con Catalina de Sandoval, y una hija suya, Isabel de Ibía, se casa con Baltasar de Echave Orio, posiblemente su discípulo. En 1587 lo encontramos como testigo en una declaración ante la Inquisición.

De sus obras se conoce poco, en 1574 hizo las corozas para el Auto de Fe, y en las reparaciones de la catedral de México, doró los púlpitos de la capilla del Crucifijo. Quizás la única obra que se conserva sea el San Sebastián en la Catedral de México, hoy desaparecida.

Arte Colonial en México, Manuel Toussaint, UNAM, 1962, p. 68,72.

San Sebastián - Francisco de Zumaya

Hijo del maestro de arquitectura Felipe de Roa, a quién reemplazo en el cargo de maestro mayor de la catedral de México, el 5 de abril de 1709. Ese mismo año reconoció las casas del marquesado del Valle.

En octubre de 1715 reconoció la obra de la catedral de Valladolid (Morelia), junto con el oidor Gerónimo de Soria y con el oficial de arquitectura Lucás Durán. En 5 de noviembre del mismo año realizó una tasación de lo que faltaba por hacer en la obra. Es probable que muriera hacia 1720, pues en dicho año fue nombrado Pedro de Arrieta, como su sucesor en la catedral de México.

La escuadra y el cincel, documentos sobre la construcción de la catedral de Morelia, Mina Ramírez Montes, UNAM, 1987.

Se desconoce la fecha y lugar de nacimiento de este artista. Se casó con María de Esquivel. Fue padre de los arquitectos Francisco Antonio y Manuel de Roa. En 1695 fue nombrado aparejador mayor y veedor de las obras de la catedral de México, y el 9 de septiembre de 1699, ocupó la maestría mayor hasta su muerte el 15 de febrero de 1709. Fue asimismo maestro mayor de las obras del real palacio y alarife mayor de la capital del virreinato de Nueva España.

El 16 de julio de 1703 presentó declaración junto a otros maestros de arquitectura, sobre la obra del cimborrio de la catedral de Valladolid (Morelia), declarando que debía hacerse según Vicencio Baroccio, y no como pretendía Antonio de la Cruz.

La escuadra y el cincel, documentos sobre la construcción de la catedral de Morelia, Mina Ramírez Montes, UNAM, 1987.