Se ignora el lugar de nacimiento. Fue discípulo de Salvador Rizo de quien aprendió a dibujar plantas y flores. Entre 1801 y 1811 trabajó con la Expedición Botánica. Murió probablemente en Santafé de Bogotá.

Es posible que en los 10 años durante los cuales trabajó Juan Nepomuceno Gutiérrez con la Expedición Botánica dejara más láminas de las seis que hasta ahora se han podido identificar como suyas.

Lorenzo Uribe Uribe, S. J.: “Los Maestros Pintores”. Capítulo XXXI, Tomo I de la Flora de la Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada. Ediciones Cultura Hispánica. Madrid, 1954

Nació en Madrid, España. En 1659 obtuvo el permiso del Cabildo Eclesiástico de Santa Fé de Bogotá, para construir en el sitio donde se había levantado la primera Catedral, una iglesia dedicada al culto del Santísimo Sacramento. El 28 de octubre de 1660 se colocó la primera piedra y la dirigió hasta su muerte en 1700. Fue enterrado en la Capilla del Sagrario.

La Capilla del Sagrario está situada en el Costado Oriental de la Plaza de Bolívar. Esta ha sido víctima de varios terremotos y vuelta a reconstruir en diferentes épocas. Actualmente sus puertas se mantienen cerradas durante la mayor parte del año y sólo se abren para ceremonias especiales. En su interior se conservan más de 36 cuadros de Gregorio Vásquez Arce y Ceballos.

Camilo Pardo Umaña: “Las Catedrales de Bogotá”. Boletín de Historia y Antigüedades. Volumen XXXIV, números 396 y 397, Bogotá, octubre y noviembre de 1947.

Nace en Bogotá en 1791, hijo del pintor Pablo Antonio García y Josefa Romero. Sus primeras lecciones de pintura las recibió de su padre. Pintó en compañía de Pedro José Figueroa varios lienzos simbólicos de las procesiones del Corpus Christi. Contrajo matrimonio con Ana María Fernández Vanegas de la cual tuvo tres hijos. El 10 de febrero de 1830 pintó al temple unas alegorías con las que se adornó la Catedral en las honras fúnebres que se le hicieron al Libertador Simón Bolívar. Dos de estas figuras fueron trasladadas pocos años después al Cementerio Central de Bogotá, y sirvieron para adornar el vestíbulo. Contrajo segundas nupcias con Gertrudis González de quien tuvo cinco hijos. El 25 de noviembre de 1870 muere en Bogotá.

Victorino García

Gabriel Giraldo Jaramillo: La Pintura en Colombia, Fondo de Cultura Económica. Colección Tierra Firme. México, 1948.
Camilo Pardo Umaña: “Las Catedrales de Bogotá”. Boletín de Historia y Antigüedades. Nos. 396 y 397. Vol. XXXIV. Bogotá,

Hacia 1740 nació en Nápoles, cuando este Reino era de España. En 1786 llegó a Santafé de Bogotá con el cargo de Teniente Coronel del Real Cuerpo de Artillería y Comandante en la Plaza y Provincia de Cartagena de Indias. En 1786 reparó la torre de la iglesia de San Francisco de Bogotá que había sido destruida por el terremoto de 1785. En 1791 levantó por orden del Virrey Espeleta, el plano de Bogotá. La ciudad estaba dividida en 95 manzanas y contaba con 31 templos, 8 conventos de regulares y 5 de mujeres, 2 colegios, una universidad regia y pontificia, algunos seminarios, 2 hospicios, un hospital, casa de moneda, teatro, observatorio astronómico, algunas avenidas y casas de campo. Solo hacía falta un cementerio, pues los cadáveres se inhumaban en el suelo de los templos. El arquitecto señaló en los planos el lugar en donde éste debería edificarse. Así se hizo y es el actual Cementerio Central de Bogotá. Hizo además los planos de la Sacristía Mayor de la Catedral de Bogotá, obra que hubo de ser suspendida en dos ocasiones y finalmente terminada por el arquitecto fray Domingo de Petrés, quien además modificó los pianos originales. El 16 de febrero de 1792 inició la construcción del coliseo de Santafé, según permiso obtenido en esa fecha por los señores José Tomás Ramírez y José Dionisio del Villar. Este teatro quedó tan mal construido que en el año de 1885 hubo de ser demolido para reemplazarlo por otro. En 1792 dirigió la construcción del Puente del Común, sobre el río Bogotá, obra de tanta solidez que aún hoy presta un gran servicio. En 1810 al presentarse la Guerra de Independencia, militó con los partidarios de la República. En 1820 murió en Bogotá, dejando un hijo, Mateo, quien había nacido en Bogotá y luego fue uno de los institutores de la República.

Alfredo Ortega Díaz: “Arquitectura de Bogotá”. Editorial Minerva. Bogotá, 1924.

Puente del Común

Se ignora el lugar de su nacimiento. Hacia 1657 hizo en compañía de Diego de Quiñones, el retablo mayor de la iglesia de Santa María de la Cruz de Monserrate. En 1659 se comprometió a hacer el tabernáculo de madera para la iglesia, hoy desaparecida, del Monasterio del Carmen. También hizo el retablo de las ánimas para esta misma iglesia, al pie del cual fue enterrado don Pedro de Arandia, su benefactor. El 16 de octubre de 1664 contrató la construcción del puente de Las Aguas. El 11 de noviembre de 1667 se comprometió a labrar el alfarje y a decorar el arco toral de la iglesia de Santa Inés. El 14 de enero de 1668 se comprometió a labrar el retablo mayor de la iglesia conventual de Santa Inés. Debió morir probablemente en Santafé de Bogotá.

Guillermo Hernández de Alba: “Teatro del Arte Colonial”. Litografía Colombia. Bogotá, 1938.

 

El 4 de octubre de 1553 le fue adjudicada la construcción de la segunda Catedral de Bogotá, cuya obra debería ejecutar con el alarife Pedro Vásquez y el obrero Juan Rey. El costo de la nueva fábrica sería de 1.000 pesos oro, de 450 maravedís cada uno, suma que se pagaría por terceras partes: una por la Real Caja, otra, por los vecinos de la ciudad, y la tercera, por los naturales de sus términos, quienes habrían de trabajar gratis. Ninguno de los dos alarifes pudo terminar la obra, la cual quedó en manos de Juan Rey. En 1560 murió asesinado por un negro.

Camilo Pardo Umaña: “Las Catedrales de Bogotá”. Boletín de Historia y Antigüedades. Nº 396 y 397. Vol. XXXIV. pp. 695-696. Bogotá, 1947.

Nació probablemente en Santafé de Bogotá. En 1607 pintó varios libros corales para la Catedral de Bogotá. En 1614 ejerció la enseñanza de la caligrafía junto con la profesión de comerciante. En su tienda alternó el negocio de mercaderías con la escritura e iluminación de libros. Escribió seis libros para el convento de San Agustín de Cartagena y probablemente los Cantorales conservados en la Iglesia Bogotana de San Agustín. El 23 de mayo de 1615 viajó a Lima contratado por el Capítulo para trabajar los libros corales de la Catedral de Rimac. El 6 de diciembre de 1616 muere en Lima, Perú.

Gabriel Giraldo Jaramillo: “La Pintura en Colombia”. Fondo de Cultura Económica. México, 1948. Gabriel Giraldo Jaramillo: “La Miniatura en Colombia”. Prensas de la Universidad Nacional. Bogotá, 1946.
Iván Flórez de Ocáriz: “Genealogías del Nuevo Reyno de Granada”. Tomo II, p. 20, Prensas de la Biblioteca Nacional, Bogotá, 1944.
José Ignacio Perdomo: “Historia de la Música en Colombia”. (Tercera edición). Editorial ABC. Biblioteca de Historia Nacional, Vol. CIII. Bogotá, 1963.