Nace en Nueva Guatemala el 10 de diciembre de 1780. Compositor, escritor, violonchelista y director. Uno de los más prolíficos e importantes compositores en la historia de la música centroamericana. Hijo natural de Eustaquia Samayoa, contrajo nupcias tres veces, por fallecimiento de cónyuge: con Brígida Castro en 1808, con María Vicenta Alvarado en 1817 y con Valentina Arévalo en 1819.

Samayoa fue aprendiz en la Escuela de José Tomás Guzmán, donde desarrolló sus habilidades como tiple al mismo tiempo que escribía sus primeras composiciones. Posteriormente estudia con el organista Esteban Garrido en cuya escuela ejerció la docencia entre 1804 y 1813.

El 2 de julio de este último año instaura la celebración de la Asociación Filarmónica o fiesta de los desagravios al Sagrado Corazón de Jesús, la que continuó hasta el tiempo presente, como la tradicional fiesta de los músicos. Treinta años después sería nombrado nuevamente Mayordomo de la fiesta, dando a conocer un Plan de reformas piadosas, que buscaba erradicar la práctica de música profana teatral de moda en el interior de los templos. El mismo día que se inauguró la celebración anual de los músicos, en 1813, Samayoa ingresa como cantor de la Capilla. A los pocos años de la Independencia el 14 de junio de 1824 es nombrado por el Supremo Gobierno de la República para que, junto a Benedicto Sáenz (padre) y Manuel José de Lara, redactaran el reglamento para la creación de una escuela de Música. En 1826 se retira a la Antigua Guatemala donde se dedica a la enseñanza y a la composición. Tres años más tarde, habiéndose quedado sin alumnos por motivo del conflicto armado del Estado guatemalteco y las fuerzas federalistas de Morazán, regresa a la capital en busca de refugio.

Luego de la subida al poder de Mariano Gálvez en 1831, Samayoa se establece como uno de los músicos más respetados del gremio, tocaba el violonchelo, organizaba y dirigía orquestas en diversas ocasiones importantes. En 1842 figura como Vice-presidente de la Sociedad Filarmónica.

El catálogo de sus trabajos muestra una producción de música vocal sacra en latín (misas, motetes, salves, lecciones de difuntos, un Miserere y oficios de difuntos), acompañada de abundantes piezas vernáculas en castellano para el uso litúrgico principalmente tonadas, dúos, villancicos y cantadas pero también muestras únicas de canción, pregón, himno, trisagio, jácara y letra. Su producción instrumental comprende 3 sinfonías, 18 divertimentos, 30 tocatas y 9 sones. En 1834 dedica su Sinfonía No. 7 a magnificar el triunfo de las fuerzas Federales al mando del coronel Saget, en la batalla de Xiquilisco al oriente de San Salvador. Muere en Antigua Guatemala el 7 de junio 6 de 1855.

Nace en Antigua Guatemala en 1781. Organista, cantante, compositor y educador. Nombrado organista de la Catedral en 1803, dando fe de su competencia el maestro Narciso Truxillo. Fue contratado para ocupar la plaza del maestro Tomás Guzmán recién fallecido. En ese tiempo su padre, Vicente, fungía como violinista, cantor y luego como Maestro de la Capilla. Mantuvo su posición de organista hasta su fallecimiento el 5 de agosto de 1831 cuando es nombrado su hijo Benedicto, consolidando así la hegemonía de la familia Sáenz en la música eclesiástica guatemalteca durante la primera mitad del siglo XIX. Se casó con María Josefa Vallejo con quien procreó a Benedicto (hijo) y María Josefa. En 1809 fallece María Josefa. Benedicto contrae segundas nupcias con Petrona Quiñónez en 1813, con quien tiene cinco niños.

Es el primer músico guatemalteco en destacarse como ejecutante del piano. Fuera de la educación que le fue proporcionada por su padre, recibió clases con el padre Eulasia y lecciones de monacordio con Esteban de León Garrido. Se fogueó además tocando clave y órgano en iglesias con Eulalio Samayoa, bajo la dirección de Tomás Guzmán. También tocaba guitarra. Antes de su llegada a Catedral vistió el hábito de Tercero en San Francisco.

Se desempeñó exitosamente como profesor canto y piano de señoritas gracias a la aplicación de metodología adecuada y personalizada. Como compositor produjo música de baile imitando el estilo italiano. Escolástico Andrino se llevó a El Salvador una colección de sus polcas y valses, donde gozaron de popularidad.

Nace hacia 1756 en Antigua Guatemala. Compositor, violinista y cantante. Desde temprana edad fue orientado musicalmente por su padre Ramón Sáenz, filarmónico que trabajó en la Catedral durante el obispado de Pardo Figueroa. Fueron sus maestros, Mateo Álvarez y Manuel Pellecer. Hasta 1779, año en que se decide el traslado de la Catedral al Valle de la Ermita, prestaba sus servicios en el Convento de Concepción. Ya en la Nueva Guatemala, en 1786, era contratado eventualmente para reforzar al grupo de la Capilla en la Catedral Metropolitana en las fiestas extraordinarias y de mayor pompa. En ese año apoya a Manuel Mendilla, cantante de la Capilla, para establecer las ordenanzas que tendían a regular el oficio de los músicos y evitar los fraudes y abusos contra el gremio. Su trabajo como titular de la Capilla da inicio el 6 de octubre de 1789, llegando a servir a la iglesia durante 36 años. Su ejemplar desempeño profesional fue reconocido por el maestro de Capilla Rafael Antonio Castellanos en 1780, afirmando que su voz, habilidad, destreza en la música, canto de órgano y ejecución eran de lo mejor de la capital en ese momento.

A fines del año de 1796 reside en el Barrio de Capuchinas, con su esposa Basilia Álvarez y sus 6 hijos: Benedicto, Mateo, Aniceto, Teodoro, Dolores y Gil. Al año siguiente encabeza una solicitud de siete miembros de la Capilla para remover del puesto de Maestro de Capilla interino Miguel Pontaza, quien había sucedido a Castellanos luego de su fallecimiento en 1791. El Cabildo resuelve nombrar a Pedro Nolasco Estrada, bajo cuyo régimen Vicente es propuesto para un aumento, por la calidad de su trabajo y ser el primer violín de la Capilla. Este puesto lo conserva hasta el 15 de marzo de 1802 cuando renuncia junto a Juan Fajardo y su hijo Benedicto, con motivo de atender otras ocupaciones que les representaban mejores ingresos.

Cuando su hijo gana el concurso para ocupar el puesto de organista de Catedral, en 1803, Vicente se acerca de nuevo a la Catedral, reincorporándose en 1805 como Maestro de Capilla, en la plaza que había quedado vacante por fallecimiento de Nolasco Estrada.

 El 1 de Septiembre de 1806 queda viudo de Basilia Álvarez y contrae segundas nupcias al año siguiente con María Gertrudis Castillo. Fuera de su trabajo como violinista y cantante en Catedral y otras iglesias, como Belén y Santo Domingo, dirigía orquestas en actos públicos. También practicó la docencia atendiendo particularmente a multitud de alumnos, habiendo formado a la mayoría de filarmónicos que actuaron en la primera mitad del siglo XIX. Desde 1806 es contratado como maestro en el colegio de seises de San José de los Infantes, para preparar niños cantantes para la Catedral.

Algunos de sus trabajos litúrgicos en latín presentan solidez compositiva, sentido de la proporción y un magistral manejo de la textura y la densidad, como ocurre en el Invitatorio de Difuntos en Re o en su Lección 1era. de Difuntos Parce Mihi. Fue célebre su Salve en Fa cantada hasta principios del siglo XIX en las reservas del Santísimo Sacramento. Igualmente, sus villancicos en castellano, junto a sus sones de pascua, se conocieron hasta en caseríos apartados de la República. Estas alegres piezas derivadas del son, constituyen una de las primeras manifestaciones del espíritu popular vernáculo aceptado oficialmente, que fortalecieron la conciencia nacional de la época, marcando caminos para la expresión musical guatemalteca ulterior. Muere en Nueva Guatemala en el año de 1841.

Compositor y violinista. Nace en 1783, hijo de Vicente Sáenz y Basilia Álvarez. Su niñez transcurrió en el Barrio de Capuchinas. El 28 marzo de 1816 ingresa como violín primero y cantor tenor en la Capilla de la Catedral Metropolitana. En los tiempos de la independencia alrededor de 1821, formaba parte de la orquesta junto a Rafael España, Juan de Jesús Fernández y Eduardo Sosa. También integró la orquesta que tocaba en los espectáculos de ópera que se ofrecían en el Teatro Carrera a mediados de siglo. Trabajó en docencia musical.

En el Repertorio Nacional de Música se han conservado dos obras de su producción: la Misa en Do, obra modesta probablemente para su uso personal, muestra recursos sencillos de construcción melódica como la secuencia, remembrando en algunos pasajes el trabajo de su padre Vicente Sáenz. La Misa en Sol, por el contrario, es un trabajo extenso de gran densidad instrumental, escrito para cuarteto de voces con acompañamiento orquestal incluyendo timbales, el que ha de haber sido escrito para una celebración importante en la Nueva Guatemala en la primera mitad del siglo XIX. La textura es homófona de corte galante, no obstante al final del Credo, utiliza procedimientos imitativos.

Compositor contemporáneo de Ventura Portillo y Narciso Trujillo. Compuso divertimentos, misas y piezas para el servicio litúrgico. Trabajó como maestro de Capilla en Quetzaltenango en 1805 donde, durante la celebración a San Carlos conformó y dirigió, para actuar en la misa, un coro y orquesta de inusual tamaño. Su música no fue conocida en la capital sino alrededor de medio siglo después en 1843. Su Misa en Re a tres voces recuerda el estilo de Vivaldi en sus acompañamientos y en algunas de sus secciones muestra la influencia vernácula del son. En el Repertorio Nacional de Música se conserva esta misa y su tonada Venid, venid a las bodas.

Uno de los primeros músicos prominentes de raíz africana conque contó Guatemala. Hijo de Gregorio Portillo y de Catarina Rivera. Se formó junto a José María López como discípulo del maestro José Castillo. El 2 de octubre de 1773 en sus diligencias matrimoniales declara ser mulato libre y que buscaba contraer matrimonio con Luisa Josefa Borja, así misma mulata libre.

Portillo, junto a Narciso Trujillo y Vicente Sáenz, fue de los primeros compositores guatemaltecos que imitaron y perfeccionaron los divertimentos de Vivaldi, tocándolos en los templos y fuera de ellos en los domésticos novenarios de la Virgen de Dolores. En el año de 1779 cuando se decide trasladar la Catedral a la Nueva Guatemala, Portillo trabajaba como músico en el Convento de la Concepción. Ya en la nueva ciudad en 1786, forma parte de los oficiales que apoyan a Manuel Mendilla para unificar los aranceles por servicios musicales que el gremio ofrecía. Su maestría en el diseño y balance de la estructura musical se hace evidente en su Acto de Contrición y en el Motete Vere Languores, digno ejemplar del más puro estilo barroco local de fines del siglo XVIII. Falleció prematuramente antes de 1788.

Discípulo de Rafael Castellanos. Trabajó como músico supernumerario en la Capilla de la Catedral durante el régimen de su maestro quien en su testamento de 1791 le deja un monacordio que ya lo tenía en préstamo de la Catedral.

Su motete Miserere Mei fue copiado en el Repertorio Nacional de Música. Es una corta pieza claramente tonal de textura homófona en armonías fundamentales sin pretensiones de elaboración mayor, donde emplea bajos a dúo en el acompañamiento instrumental. Sus villancicos muestran el estilo dramático que se había introducido en la iglesia. Así El Sacristán y el Barbero emplea texto en forma jocosa una mezcla de palabras de castellano y latín, en tanto que en el negro de Navidad Porque los Negros, el texto abunda en sutileza poética imbuida del espíritu profano de la época donde muestra pericia en el manejo y juego de la sonoridad de las palabras.