N


En 1633 se le ubica como maestro pintor y dorador, natural y residente de la villa de Riobamba. Se conoce de su existencia gracias a un concierto que indica que los indígenas del pueblo de San Andrés lo habían sacado de la cárcel para que firmara una escritura en se obliga a renovar la pintura y dorado del retablo grande y colaterales de la iglesia del pueblo. Los indígenas principales de San Andrés, Agustín Cuxi, Agustín Buñay y Jerónimo Bilcapi, debían pagar al pintor excarcelado la suma de quinientos patacones de a ocho reales el día de la firma del contrato, y otros quinientos luego del término de dos años y medio. Esos quinientos se entregarían a Melchor Cuadrado de Vargas como pago por las deudas del artista.

ARTE COLONIAL QUITEÑO, RENOVADO ENFOQUE Y NUEVOS ACTORES, Carmen Fernández, et al. QUITO, 2007, p. 221, 222

En 1829 figura como maestro batihojas. Era criollo, vecino y natural de Quito. Tenía su taller en una tienda situada bajo el pretil de la Santa Iglesia Catedral.

ARTE COLONIAL QUITEÑO, RENOVADO ENFOQUE Y NUEVOS ACTORES, Carmen Fernández, et al. QUITO, 2007, p. 280

A finales de la época colonial, hacia 1822, trabajaba como batihojas en la ciudad de Quito.

ARTE COLONIAL QUITEÑO, RENOVADO ENFOQUE Y NUEVOS ACTORES, Carmen Fernández, et al. QUITO, 2007, p. 280

Nació en Popayán. Entre 1778 y 1788 sirvió como soldado en Popayán. Para ganar algún dinero extra, trabajó en escultura y en talla en madera, piedra y marfil. Talló en piedra las estatuas de San Francisco y Sto. Domingo, que adornan la fachada del Templo de San Francisco en Popayán. Debió morir, a finales del siglo XVIII o a comienzos del XIX, en Popayán en donde dejó varios hijos.

Gabriel Giraldo Jaramillo: “Notas y Documentos sobre el Arte en Colombia”. Academia Colombiana de Historia. Biblioteca Eduardo Santos. Vol. IX. Bogotá, 1955. pp. 122-123.

Criollo natural de Quito, maestro mayor que ejercía como batihojas en 1748.

ARTE COLONIAL QUITEÑO, RENOVADO ENFOQUE Y NUEVOS ACTORES, Carmen Fernández, et al. QUITO, 2007, p. 280

Maestro platero quiteño. Los mayordomos de la Cofradía de Nuestra Señora del Rosario, Gabriel Granobles y Pedro de la Torre, pactaron el 14 de junio de 1605 con Núñez, platero de mazonería, que para el día de Navidad acabaría las andas que le encargaron. Los interesados pagarían trescientos pesos por las andas.

ARTE COLONIAL QUITEÑO, RENOVADO ENFOQUE Y NUEVOS ACTORES, Carmen Fernández, et al. QUITO, 2007, p. 272

Oficial pintor que vivía en Quito hacia 1745.

ARTE COLONIAL QUITEÑO, RENOVADO ENFOQUE Y NUEVOS ACTORES, Carmen Fernández, et al. QUITO, 2007, p. 236

Página siguiente »