Es un pintor de retratos muy fecundo, su máxima obra fue un gran cuadro para el Seminario de México, en donde aparece el arzobispo Núñez de Haro premiando a los alumnos más destacados del instituto. De los retratos el mejor es el de una joven señora que pintó al óleo en 1794, en cuya parte inferior puede leerse la curiosísima inscripción que transcribimos:

“La señora doña Juana María Romero. Nació el día 23 de junio del año 1760. Se desposó con el señor José Manuel García Aurioles de León el día 28 de octubre de 777; se retrató en México a primero de noviembre de 94, habiendo tenido 9 partos y 3 malos partos, siendo el último en México el año de 93 del que [se] vido muy arresgada. Ignacio María Barreda lo pinto”.

Ignacio María Barreda

Dos años antes de ejecutar los retratos de miembros del seminario mencionado, en 1791 estaba trabajando para el Tribunal de la Inquisición pintando imágenes religiosas en el interior de cuatro celdas de las cárceles secretas.

Pintura de Castas - Ignacio María Barreda

Arte Colonial en México, Manuel Toussaint, UNAM, 1962, p. 174, 211

Su verdadero nombre era Francisco de Ibía, natural de Zumaya, en Guipúzcoa, de donde tomó el nombre. Era descendiente de la noble casa-torre de Zumaya, conocida también como de Gamboa. Nace en 1532; llega a México poco antes de 1565. Antes de 1577 lo encontramos casado con Catalina de Sandoval, y una hija suya, Isabel de Ibía, se casa con Baltasar de Echave Orio, posiblemente su discípulo. En 1587 lo encontramos como testigo en una declaración ante la Inquisición.

De sus obras se conoce poco, en 1574 hizo las corozas para el Auto de Fe, y en las reparaciones de la catedral de México, doró los púlpitos de la capilla del Crucifijo. Quizás la única obra que se conserva sea el San Sebastián en la Catedral de México, hoy desaparecida.

Arte Colonial en México, Manuel Toussaint, UNAM, 1962, p. 68,72.

San Sebastián - Francisco de Zumaya

No podemos hacer un sitio que trate sobre Arte Colonial sin tomar en cuenta este periodo tan triste de la historia católica y de la humanidad. No debemos negar la importancia que tuvo la Inquisición dentro de la sociedad, muchos artistas y pensadores en Europa y América fueron victimas de esta institución, otros se vieron beneficiados al ser pintores o artistas oficiales del Santo Oficio. Como fuera La Inquisición influía en la forma en que se llevaba la sociedad y eso traía consigo que el arte fuera principalmente religioso. Aquí traigo un documental realizado por el Discovery Channel sobre este penoso acontecimiento, bastante descriptivo e informativo, algo que debemos conocer para evitar repetirlo.

La Inquisición española o Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición fue una institución fundada en 1478 por los Reyes Católicos para mantener la ortodoxia católica en sus reinos. La inquisición española tiene precedentes en instituciones similares existentes en Europa desde el siglo XII, especialmente la fundada en Francia en el año 1184. La Inquisición española estaba bajo el control directo de la monarquía. No se abolió definitivamente hasta 1834, durante el reinado de Isabel II.

palacio de la inquisicion colombiaEste es uno de los más importantes y mejor conservados edificios públicos de toda la Sudamérica. Su disposición responde a las necesidades de una institución oficial en una ciudad de zona cálida en peligro permanente de ataque a mano armada. Aparte de los patios,  jardines, balcones, galerías, escaleras, lo más atractivo es la fachada, la cual contiene una gran portada de acceso. Un frontis mixtilíneo de lados rampantes ostenta en su interior un escudo de España. Más arriba una inscripción menciona 1770 como fecha de ejecución de esa portada. El edificio representa un buen ejemplo de arquitectura tropical.

palacio de la inquisicion

Historia del Arte Colonial Sudamericano,  Damián Bayón, et. al., Ediciones Polígrafa, 1989,p. 262

El renacimiento pictórico en la Nueva España, ofrece su primer gran momento en el grupo de artistas que se reunen alrededor del artista flamenco Simón Pereyns.

Pereyns fue llamado en Nueva España Perines, y llegó a México con el virrey don Gastón de Peralta en 1566. Nació en Amberes de donde se traslado a Lisboa por el año 1558. De allí pasó a Toledo y trabajó al lado de los más famosos pintores de su tiempo: Antonio Moro, Juan Fernández de Navarrete “el mudo”, el divino Morales y Alonso Sánchez Coello.

Seis meses después de que Gastón de Peralta deja Nueva España, Pereyns es preso por el Santo Oficio de la Inquisición: sus delitos eran haber dicho que era mayor pecado tener amores con una casada que con una soltera; que el prefería pintar retratos y no santos; que era luterano, y que cuando se confesaba no tenía porque decir todos sus pecados. Después de soportar el tormento, el 4 de diciembre de 1568 se pronunció la sentencia en la que se le condenaba a pintar a su costa el retablo de Nuestra Señora de la Merced en la catedral vieja de México. La ligereza del carácter de Pereyns, hicieron que fuera denunciado tres veces más ante la Inquisición, pero el Santo Oficio no las tomó en cuenta. El artista se casó con Francisca de Medina. No se sabe la fecha de fallecimiento del artista, pero debió morir en la capital o en alguna ciudad importante del virreinato.

Pereyns realizó obras en gran cantidad pintó retablos para los templos franciscanos de Tepeaca, Huejotzingo y Tula, y para los agustinos de Míxquic, Ocuila y Malinalco. De él sólo se conservan un San Cristóbal fechado en 1588, en la catedral de México, y las pinturas del retablo de Huejotzingo con fecha de 1586.

San Cristóbal - Simón Pereyns

Virgen Perdon - Simón Pereyns

Arte Colonial en México, Manuel Toussaint, UNAM, 1962, p. 41,43,46,47,67,68,69,71,79,81,119,132,255

Nació en el real de Pachuca. Hijo legítimo de Juan de Arrieta y de María de la Encarnación. Contrajo matrimonio con Melchora de Robles y no tuvieron hijos.

La primera noticia que tenemos de este arquitecto es de 1691, cuando se examino en el oficio, para esta fecha ya era vecino de la ciudad de México.

En 1699 dictaminó sobre la catedral metropolitana. Al año siguiente declaró sobre el estado de las obras públicas en la capital del virreinato y un año después reconoció el deterioro del real palacio. En 1703 fue maestro mayor de las obras del palacio de la Inquisición. En 1710 inició la construcción de la enfermería del convento de la Concepción.

En 1717 fue veedor de su gremio. En 1720 fue nombrado maestro mayor de la catedral de México y de las casa reales, esto debido a que falleció Francisco Antonio de Roa. De 1732 a 1738 fue de nuevo arquitecto del palacio de Inquisición, por esta labor contrajo una deuda con la misma institución, que provocó el embargo de sus bienes en 1734. Testa el 13 de diciembre de 1738 y fallece el 15 de diciembre de 1738. Estaba tan endeudado que su viuda pidió ayuda de costa a la Inquisición.

La escuadra y el cincel, documentos sobre la construcción de la catedral de Morelia, Mina Ramírez Montes, UNAM, 1987.

Enrico Martínez, Heirich Martin, fue cosmógrafo del rey de España, intérprete de la Santa Inquisición, impresor e ingeniero hidráulico.

Nace cerca de 1550 en Hamburgo, Alemania. Heirich Martin castellanizó su nombre a Enrico Martínez, cuando arribó en 1580 a la Nueva España. Fue encomendado por el virrey Luis de Velazco en 1607 para realizar los trabajos de desagüe de la Cuenca de México, que se componía de cinco lagos: Zumpango, Texcoco, Xochimilco, Chalco y Xaltocan.

El plan de Enrico Martínez fue probablemente uno de los proyectos más ambiciosos de la época que consistió en excavar un canal que drenara definitivamente los lagos de la cuenca hacia el Lago de Zumpango. El trabajo comenzó el 28 de noviembre de 1607 y terminó en mayo de 1609. A pesar de su término, la obra que había sido expuesta a la corrosión y gran cantidad de filtraciones de agua, se derrumbó obstruyendo el paso del agua, inundando nuevamente la ciudad durante el gobierno del sucesor de Velazco, el arzobispo García Guerra.

Otro ingeniero hidráulico de origen holandés, Adrian Boot, se oponía a Martínez e insistía en conservar los lagos  con un  sistema de diques similar al que habían utilizado los aztecas un siglo atrás.

El virrey, ante tal disyuntiva, apoyó el proyecto de Martínez; no obstante, sus obras colapsaron ante la más trágica inundación acaecida en 1629, la cual mantuvo a la ciudad cinco años bajo el agua, lo que causó una tremenda animadversión de la sociedad novohispana e hizo que éste terminara en la prisión. Martínez argumentó que aquel fracaso se debía a que su obra no había sido terminada, y prometió que, de permitírsele la continuación de su proyecto, la ciudad jamás volvería a inundarse. Se dice que Martínez fue apoyado por los intelectuales de la época  para continuar con el proyecto hasta 1632, año de su muerte.

En 1887, ya en el México independiente, Porfirio Díaz ordenó al prestigiado escultor, Miguel Noroña que realizara un monumento en honor a Enrico Martínez, quien fue el creador de la primera mega-obra hidráulica de la capital.

Monumento a Enrico Martínez

Trabajó como impresor entre 1599 y 1611, editó libros como la Historia Natural de esta Nueva España y Repertorio de los Tiempos. Fue también intérprete del santo oficio debido a su capacidad para hablar en varias lenguas como son el alemán, latín, español e inglés. Además fue un excelente cartógrafo, a la obra cartográfica de Enrico Martínez se debe el conocimiento de 32 mapas de la costa occidental del Pacífico mexicano, desde Acapulco hasta el Cabo Mendocino en la Alta California.

Enrico Martínez