Hermano de Bartolomé Carrillo, tenían su taller en Tacubaya, fundieron la esquila denominada San Joaquín y Santa Ana en 1766, la cual se encuentra en el campanil aleo de la derecha de la Catedral de la Ciudad de México y pesa sesenta arrobas.

Campanas de México, Abelardo Carrillo y Gariel, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Estéticas, 1989, pp. 80