XVIII


Criollo habitante de Quito en 1704. Es platero de oficio.

ARTE COLONIAL QUITEÑO, RENOVADO ENFOQUE Y NUEVOS ACTORES, Carmen Fernández, et al. QUITO, 2007, p. 281

El aprendiz se convierte en maestro y sus obras ornamentan los templos de Quito hacia 1745.

ARTE COLONIAL QUITEÑO, RENOVADO ENFOQUE Y NUEVOS ACTORES, Carmen Fernández, et al. QUITO, 2007, p. 280

Retrato de Domingos Caldas BarbosaLa fecha de nacimiento de Barbosa es desconocida, pero la más aceptada es 1739, en Rio de Janeiro. Mulato, hijo de un portugués y de una esclava libre de Angola. Educado en el Colegio Jesuita de Río de Janeiro, desarrolló una tremenda improvisación literaria. Se enroló en un cuerpo de tropas que se estableció en la colonia de Sacramento, donde permaneció hasta 1762. De regreso a Río de Janeiro, pronto se embarcó para Portugal, y obtuvo el mecenazgo de dos nobles de la familia Vasconcellos, el Conde de Pombeiro y el Marqués de Castello Melhor.

A pesar de que era un mulato, obtuvo la entrada a la alta sociedad en la capital portuguesa: podía improvisar cantigas y tocar su propio acompañamiento en la viola. Sus cantigas adquirieron gran popularidad. Fue un poeta menor con facilidad, capaz de expresarse simplemente, y evitar la grandilocuencia y la sensualidad. Muere el 9 de noviembre de 1800 en Lisboa, Portugal. Los poemas de Barbosa fueron publicados póstumamente, en 1825, bajo el nombre de Viola Lereno.

Mestizo radicado en Quito en 1766. Era maestro bordador.

ARTE COLONIAL QUITEÑO, RENOVADO ENFOQUE Y NUEVOS ACTORES, Carmen Fernández, et al. QUITO, 2007, p. 294

Natural y vecino de Quito, hijo legítimo de don Marcos López Solís y de doña Margarita Fernández. Se casó con doña Rita Flor de la Bastida y tuvo por hijos a Josefa, María Manuela,  Vicente,  Felipa y  Miguel. Es maestro platero en 1779. Entre sus trabajos de platería constan las chapas de los arcos de San Antonio y la Purísima de San Francisco, con un peso real de 47 marcos dos onzas y media de plata en veinte piezas.

ARTE COLONIAL QUITEÑO, RENOVADO ENFOQUE Y NUEVOS ACTORES, Carmen Fernández, et al. QUITO, 2007, p. 283,284

No se sabe la fecha y el lugar exacto de su nacimiento, pero nació entre septiembre 1734 y agosto de 1735. Se plantea la hipótesis que quizás fue un compositor mulato. Asimismo se piensa que pudo haber sido hijo de Lourenço Dias de Oliveira, compositor portugués. Otra posibilidad es que Manuel Dias de Oliveira haya sido esclavo de Lourenço Dias de Oliveira, y puesto en libertad, sin importar si era o no su hijo. Es probable que el compositor ya se encontrara en la Vila de São José desde 1752, y se sabe esto por su entrada en la Hermandad de San Juan Evangelista. Fue militar por lo menos desde 1769, como teniente, y promovido a capitán en 1771, cargo que llevará su muerte en 1813. Se casó en 1769 con la mulata Ana Hilaria, quien contaba con quince años de edad. La pareja tuvo por lo menos 10 hijos legítimos: Maria Inácia das Virgens, Marcelina Maria Antônia, Francisco de Paula, Manuela, Ana Maria, Manoel, Ana, José, Lourenço Justiniano y Severino. Como compositor su obra más antigua data de 1769, da Muzica a Mel Dias a dois coros.

Hacia 1740 nació en Nápoles, cuando este Reino era de España. En 1786 llegó a Santafé de Bogotá con el cargo de Teniente Coronel del Real Cuerpo de Artillería y Comandante en la Plaza y Provincia de Cartagena de Indias. En 1786 reparó la torre de la iglesia de San Francisco de Bogotá que había sido destruida por el terremoto de 1785. En 1791 levantó por orden del Virrey Espeleta, el plano de Bogotá. La ciudad estaba dividida en 95 manzanas y contaba con 31 templos, 8 conventos de regulares y 5 de mujeres, 2 colegios, una universidad regia y pontificia, algunos seminarios, 2 hospicios, un hospital, casa de moneda, teatro, observatorio astronómico, algunas avenidas y casas de campo. Solo hacía falta un cementerio, pues los cadáveres se inhumaban en el suelo de los templos. El arquitecto señaló en los planos el lugar en donde éste debería edificarse. Así se hizo y es el actual Cementerio Central de Bogotá. Hizo además los planos de la Sacristía Mayor de la Catedral de Bogotá, obra que hubo de ser suspendida en dos ocasiones y finalmente terminada por el arquitecto fray Domingo de Petrés, quien además modificó los pianos originales. El 16 de febrero de 1792 inició la construcción del coliseo de Santafé, según permiso obtenido en esa fecha por los señores José Tomás Ramírez y José Dionisio del Villar. Este teatro quedó tan mal construido que en el año de 1885 hubo de ser demolido para reemplazarlo por otro. En 1792 dirigió la construcción del Puente del Común, sobre el río Bogotá, obra de tanta solidez que aún hoy presta un gran servicio. En 1810 al presentarse la Guerra de Independencia, militó con los partidarios de la República. En 1820 murió en Bogotá, dejando un hijo, Mateo, quien había nacido en Bogotá y luego fue uno de los institutores de la República.

Alfredo Ortega Díaz: “Arquitectura de Bogotá”. Editorial Minerva. Bogotá, 1924.

Puente del Común

Página siguiente »