El aprendiz se convierte en maestro y sus obras ornamentan los templos de Quito hacia 1745.

ARTE COLONIAL QUITEÑO, RENOVADO ENFOQUE Y NUEVOS ACTORES, Carmen Fernández, et al. QUITO, 2007, p. 280