Alarife español radicado en Quito. Fue hijo de Bartolomé Sánchez y de Violante Mellor, y nació en Alicante, Reino de Valencia, en 1656. Adoptó dos niñas huérfanas: María Tomasa y María Bernarda. Llegó a Quito en 1694 y casi de inmediato comenzó a trabajar en la iglesia de El Sagrario, como consta en el contrato suscrito el 5 de noviembre de ese año con la cofradía del Santísimo Sacramento, con una paga de cuatro mil quinientos patacones. Dos mil doscientos cincuenta para comenzar el trabajo, mil ciento veinticinco a mediados de la obra y el resto al concluirla.

El 10 de septiembre de 1700 se comprometió a hacer una obra de cal y canto para el pasadero de los prevendados de la Santa Iglesia Catedral en la Cofradía del Santísimo Sacramento. La obra debía terminarse en ocho meses a un costo de dos mil pesos de a ocho reales. En 1701 le contrataron los mercedarios para arreglar la iglesia deteriorada por el terremoto de 1698, a cambio de una paga de ocho mil pesos. En 1702 trabajó con precisión y celeridad la portada de la iglesia de Santa Catalina a un costo de mil seiscientos pesos. En 1705 construyó un pasadizo en el convento de las conceptas y también el claustro principal, por tres mil quinientos pesos. Murió en 1707.

ARTE COLONIAL QUITEÑO, RENOVADO ENFOQUE Y NUEVOS ACTORES, Carmen Fernández, et al. QUITO, 2007, p. 203, 204

Iglesia del Sagrario Quito