Instrumento construido a mediados del siglo XVII, por Arp Schnitger, es un órgano realejo de tono de seis palmos conformado por un teclado de 42 notas, con un total de 6 registros y 336 tubos sonoros dispuestos en forma cromática sobre la secreta, esta ultima construida íntegramente en madera de cedro según la tradición organera imperante en la zona. Los registros son accionados desde tiradores laterales que son extensiones directas de las correderas en la secreta, no estando al alcance del organista durante la ejecución. El instrumento se encuentra encerrado en una caja de estilo barroco elemental, con una fachada conformada por diecisiete tubos correspondientes al registro del Flautado, siendo estos los tubos sonoros de mayor tamaño del instrumento.

Instrumento construido a mediados del siglo XVII, por Arp Schnitger, es un órgano realejo de tono de seis palmos conformado por un teclado de 42 notas, con un total de 6 registros y 336 tubos sonoros dispuestos en forma cromática sobre la secreta, esta ultima construida íntegramente en madera de cedro según la tradición organera imperante en la zona. Los registros son accionados desde tiradores laterales que son extensiones directas de las correderas en la secreta, no estando al alcance del organista durante la ejecución. El instrumento se encuentra encerrado en una caja de estilo barroco elemental, con una fachada conformada por diecisiete tubos correspondientes al registro del Flautado, siendo estos los tubos sonoros de mayor tamaño del instrumento.

Construido en Alemania en la primera década del siglo XVIII, este órgano pasó un periodo en Portugal, siendo instalado en una iglesia probablemente Franciscana, donde su caja fue adornada con cinco ángeles, el ángel central, en lo alto del instrumento, trae en la mano izquierda el emblema de la orden franciscana, también aquí fue decorado con diversas pinturas que presentan motivos chinos.

Después de haber sido puesto en venta en 1747, fue adquirido de manos del organero João da Cunha por el Rey João V que pretendía enviarlo a Mariana, pero falleció antes de que esto ocurriera, por lo tanto, su hijo D. José I lo dio como un presente a la recién creada Diócesis de Mariana que, ya en 1748, tenía en su Catedral, como organista: al Padre Manuel da Costa Dantas y un maestro de capilla: Padre Gregorio Melo dos Reis. Despachado en la flota que salía de Lisboa en abril de 1752, el órgano fue transportado hasta Río de Janeiro, y de allí por tierra hasta Mariana. Fue instalado en 1753 en el balcón construido por Manuel Francisco Lisboa, en el lado izquierdo de la catedral de Mariana.