Basílica de Nuestra Señora del Carmen, Recife, Pernambuco, BrasilEn el tercer cuarto del siglo XVII, los religiosos carmelitas se hallaban establecidos en el antiguo palacio de Boa Vista. Dificultades originadas por la falta de entendimiento con los carmelitas de Olinda y con las autoridades de la ciudad, obstaculizaron las iniciativas en favor de la construcción de un templo propio en Recife. Los primeros esfuerzos datan de 1685, cuando se apoyó la ejecución de la capela-mor. En 1687 se obtiene licencia real para la erección de la iglesia, estando las obras bajo la responsabilidad del capitán Antonio Fernandes de Mattos. Las obras duraron ochenta años, costeados por la Corona Portuguesa, que en 1743 otorgó un subsidio real, hasta su terminación en 1767, fecha que figura en la fachada. El campanario del lado del Evangelio nunca fue completado. La fachada presenta las características de la arquitectura religiosa nordestina de la segunda mitad del siglo XVIII. El interior, de nave única, tiene la capela-mor y dos capillas laterales profundas que definen un gran crucero cuyas bóvedas alcanzan la altura de la cornisa de la nave central. Estas bóvedas estan decoradas con medallones con bustos de santos sobre dos monumentales altares. El cuerpo de la nave posee seis altares laterales colocados en nichos rasos.

Historia de Arte Colonial Sudamericano, Damián Bayón et. al, Ediciones Poligrafa, 1989, p. 414