Nació en Popayán. Entre 1778 y 1788 sirvió como soldado en Popayán. Para ganar algún dinero extra, trabajó en escultura y en talla en madera, piedra y marfil. Talló en piedra las estatuas de San Francisco y Sto. Domingo, que adornan la fachada del Templo de San Francisco en Popayán. Debió morir, a finales del siglo XVIII o a comienzos del XIX, en Popayán en donde dejó varios hijos.

Gabriel Giraldo Jaramillo: “Notas y Documentos sobre el Arte en Colombia”. Academia Colombiana de Historia. Biblioteca Eduardo Santos. Vol. IX. Bogotá, 1955. pp. 122-123.