Convento de Santa Clara, Cartagena, ColombiaAunque el legado de Catalina de Cabrera fue destinado a otras obras los franciscanos lograron en 1615 que se les devolvieran esos bienes y se dedicasen al convento que deseaba fundar la donante testamentaria. En 1617 fray Guillén de Peraza llegó a Cartagena con tres monjas del convento de Santa Inés, de Sevilla, para fundarlo. En julio de 1617 una Real Cédula ordenaba al gobernador Pedro de Acuña que les devolviera el legado y así la fundación se hizo enseguida. La construcción se hizo en el Barrio de los Jagüeyes por ser un lugar alto y tener agua fresca y dulce. En 1619 la iglesia estaba ya techada. El convento tuvo un bienhechor en el rico vecino Pedro Osorio, padre de una novicia, que dio diez mil pesos a la Real Hacienda si a cambio se le daba al monasterio, por un período de cincuenta años, una encomienda de indios que estaba vacante. El convento de Santa Clara es una edificación de gran tamaño. Originalmente su iglesia era de modestas proporciones, de planta rectangular, con sólo una nave y con contrafuertes exteriores. A los pies de esa nave estaba el coro, separado por una reja con celosía . Fue Convento de clausura (monasterio) de las monjas clarisas. En su última refacción se le habilitó para hotel (Santa Clara Sofitel).