Nació en España. En 1590 firmó un contrato por el cual se comprometió con los mayordomos de la Cofradía del Señor del Humilladero, Colombia, a tallar los dos ladrones que debían colocarse a cada lado del Cristo. Debió morir en España.