Mayordomo del convento de Santa Clara, músico y fabricante de instrumentos musicales. En 1604 se comprometió a hacer y dar acabados a toda perfección dentro de seis meses a unos órganos. Cobraría setecientos cincuenta pesos.

ARTE COLONIAL QUITEÑO, RENOVADO ENFOQUE Y NUEVOS ACTORES, Carmen Fernández, et al. QUITO, 2007, p. 296