El ÁguilaUno de los muchos emblemas de Jesucristo. Aunque no alcanzó la popularidad del cordero, el pelícano o el pez, no deja de ser uno de los emblemas más ricos en sentido y uno de los que aunaron más perfectamente el simbolismo religioso pagano con el de la religión cristiana.

En el antiguo hinduismo el águila era emblema de Visnú; en el arte religioso sirio aparece con frecuencia en los monumentos funerarios, con el papel de conductora de las almas hacia los dioses celestiales. Los griegos y los romanos tomaron de Siria la creencia en este papel psicopompo del águila.

En el cristianismo, el significado del águila es múltiple, apoyado por numerosos textos bíblicos: emblema del triunfo de Jesucristo; del Cristo conductor de las almas hacia Dios, del Cristo combatiente, de la resurrección de Cristo y del cristiano, de la gracia divina y de la justicia y emblema del mismo cristiano.

Como tantos otros símbolos, además de representar a Cristo puede ser emblema de Satán, ya que, si bien es ave noble y magnífica, también es rapaz destructora. Uno de los primeros emblemas para representar a Cristo fue el pez, que por analogía se tomó como imagen del fiel. Por este motivo se asoció al águila para darle a esta un significado negativo. La imagen del águila llevando en sus garras un pez es la imagen del raptor de almas.