Catedral de QuitoDesde 1550 el primer obispo de Quito, Garci Díaz Arias, tuvo intención de levantar una catedral, pero no fue sino hasta Pedro Rodríguez Aguayo que se iniciaron las obras entre 1562 y 1565. El templo se inauguro en 1572, lo cual constituye una gran velocidad para la época. La iglesia tenía unos doscientos pies de largo por ochenta de ancho. Se trata de una edificación de tres naves separadas entre sí por dos filas de pilares cuadrados achaflanados que se vinculan uno con otro por arcos formeros apuntados. La nave principal posee un artesonado mudéjar, en tanto que las laterales se cubren con una techumbre a una sola agua. La iglesia fue alargada a mediados del siglo XVII, después del terremoto de 1660. Desde entonces cuenta con una capilla mayor ochavada y su cúpula, y detrás de ella, una nave transversal que hace de ábside. Otro temblor, en 1797, dañó tanto a la Catedral que se pidió opinión a Nicolás de la Sierra y Juan Vivas que opinaran sobre la estabilidad de la construcción. Se tuvo que reconstruir dando forma al prebiterio y la cúpula en su forma actual. Ese presbiterio recibe la sillería del coro y lleva, sobre el muro del fondo, una enorme tela de La Asunción de la Virgen. Al exterior la Catedral cuenta con una sola y esbelta torre del lado del Evangelio.

Catedral de Quito - Interior