Platero, hijo de Miguel Valverde y María Suárez. Fue Síndico de la Cofradía del Santísimo Sacramento de la iglesia de San Blas, a la que donó un cáliz que le hacía falta para el culto. Se casó con María Rosa Bilbao y tuvo por hijos a José y Antonio. Dio prueba de su arte al fabricar para el Maestre de Campo don Gregorio Mateu, una joya de pecho con cuatrocientos sesenta y siete diamantes, cuatro sortijas con treinta y seis diamantes. Sus discípulos más distinguidos fueron Juan Valencia y Matías Tipán, indígena, quien, además, era herrero. Hizo su testamento el  18 de mayo de 1726.

ARTE COLONIAL QUITEÑO, RENOVADO ENFOQUE Y NUEVOS ACTORES, Carmen Fernández, et al. QUITO, 2007, p. 281