En 1746 ya se le conocía por su oficio de batihojas. Era criollo y vivía en Quito en la misma época que Legarda, pero muy poco se sabe de su vida. Su nombre aparece en la venta de una casa de Manuel Hinojosa.

ARTE COLONIAL QUITEÑO, RENOVADO ENFOQUE Y NUEVOS ACTORES, Carmen Fernández, et al. QUITO, 2007, p. 280