Sin ser nombrado maestro se ocupó de la obra de la catedral de Valladolid (Morelia), después de la muerte del maestro Juan de Silva en 1709. En febrero de 1715 reconoció la construcción de la catedral junto con el maestro Francisco Antonio de Roa. En el mismo año realizaron la tasación de lo que faltaba por construir en la obra.

La escuadra y el cincel, documentos sobre la construcción de la catedral de Morelia, Mina Ramírez Montes, UNAM, 1987.