Convento e Iglesia de San Francisco, Cuzco, PerúEl emplazamiento actual es el tercero, y parece que data de 1549. Hacia 1645 los frailes decidieron rehacer el conjunto conventual. En 1650 la construcción fue muy dañada. La torre cayó, así como gran parte de la iglesia, sin embargo, fue concluida hacia 1652. Es una construcción de tres naves, la central algo más ancha y alta con crucero y cúpula apenas insinuada que remata una linterna. La nave principal y la del crucero van cubiertas en cañón corrido, y el resto posee pequeñas bóvedas vaídas de ladrillo. El presbiterio y los brazos del crucero despliegan nervaduras con diseños curvos renacentistas. El coro va sostenido por una bóveda de arista. Por fuera el conjunto parece una fortaleza. Lo mejor del templo son sus dos grandes claustros. Tiene diez arcos de medio punto por lado en sus dos niveles. Los capiteles de las columnas lisas monolíticas de la planta baja ostentan un motivo que remonta a mediados del siglo XVI, y que consiste en una anilla de ovos y flechas abrazada en los ángulos por elegantes curvas y contracurvas. Los del piso alto, en cambio, muestran  una fila de hojas de acanto y por encima de ella cuatro pequeñas volutas jónicas de ángulo. En el segundo claustro también existen diez arcos por lado en el nivel inferior, que se duplica en el superior, como en la vieja fórmula románica. Los capiteles son puramente dóricos.

Historia del Arte Colonial Sudamericano, Damián Bayón et. al, Ediciones Polígrafa, 1989, p. 271