Indio ladino y albañil afincado en Quito. Después de concluida la primera etapa de la construcción de San Francisco, en octubre de 1618 se obliga a asentar la portada de piedra vieja, la piedra que perteneció al Palacio de Huayna Cápac o Casa del Placer, con el orden y traza que diera el padre fray Francisco Benítez obrero mayor. Se debía pagar a Gaspar Borja doce reales de a treinta y cuatro maravedíes cada uno. Además de la comida, el convento debía entregarle doce fanegas de trigo, veinticuatro carneros, una botija de vino cada dos meses, diez fanegas de maíz, dos cargas de sal y una arroba de pescado, cada año.

ARTE COLONIAL QUITEÑO, RENOVADO ENFOQUE Y NUEVOS ACTORES, Carmen Fernández, et al. QUITO, 2007, p. 197, 198