Nace en Antigua Guatemala en 1781. Organista, cantante, compositor y educador. Nombrado organista de la Catedral en 1803, dando fe de su competencia el maestro Narciso Truxillo. Fue contratado para ocupar la plaza del maestro Tomás Guzmán recién fallecido. En ese tiempo su padre, Vicente, fungía como violinista, cantor y luego como Maestro de la Capilla. Mantuvo su posición de organista hasta su fallecimiento el 5 de agosto de 1831 cuando es nombrado su hijo Benedicto, consolidando así la hegemonía de la familia Sáenz en la música eclesiástica guatemalteca durante la primera mitad del siglo XIX. Se casó con María Josefa Vallejo con quien procreó a Benedicto (hijo) y María Josefa. En 1809 fallece María Josefa. Benedicto contrae segundas nupcias con Petrona Quiñónez en 1813, con quien tiene cinco niños.

Es el primer músico guatemalteco en destacarse como ejecutante del piano. Fuera de la educación que le fue proporcionada por su padre, recibió clases con el padre Eulasia y lecciones de monacordio con Esteban de León Garrido. Se fogueó además tocando clave y órgano en iglesias con Eulalio Samayoa, bajo la dirección de Tomás Guzmán. También tocaba guitarra. Antes de su llegada a Catedral vistió el hábito de Tercero en San Francisco.

Se desempeñó exitosamente como profesor canto y piano de señoritas gracias a la aplicación de metodología adecuada y personalizada. Como compositor produjo música de baile imitando el estilo italiano. Escolástico Andrino se llevó a El Salvador una colección de sus polcas y valses, donde gozaron de popularidad.