San BrunoVIDA

Nació en Colonia en 1056, vivió en Francia y murió en Italia, en el interior de Calabria.

Después de haber sido canónigo de la iglesia de San Cuniverto de Colonia, se convirtió en maestro de la escuela adjunta a la catedral de Reims. En 1083 se retiró junto a seis compañeros a una región solitaria de los Alpes, donde fundó, cerca de Grenoble, el monasterio de la Gran Cartuja, casa matriz de la orden de los cartujos. Allí sólo permaneció seis años, desde 1084 a 1090. Llamado a Roma por el papa Urbano II, que había sido su discípulo en Reims, se instaló en las termas de Diocleciano, que se convirtieron en la Cartuja de Roma. Pasó los últimos años de su vida en el sur de Italia donde, después de haber rechazado la arquidiócesis de Reggio, fundó una nueva cartuja en La Torre, Calabria, que puso bajo la advocación de Santa María in Eremo, donde murió.

Beatificado tardíamente, en 1514, fue canonizado en el siglo XVII, en 1623. Ello explica que no ejerza otro patronazgo que el de la orden de los cartujos, que comparte con san Juan Bautista.

ICONOGRAFÍA

La beatificación tardía también explica que aunque haya vivido en el siglo XI, el arte de la Edad Media lo haya ignorado completamente. En las numerosas cartujas que han tenido un papel de primera importancia en la historia del arte, como la de Champmol les Dijon, por ejemplo, o en la de Pavía, no se encuentra ninguna imagen de san Bruno. Sólo ocupó un lugar en la iconografía cristiana a partir del siglo XV, cuando se autorizó su culto a los cartujos, y sobre todo después de su canonización en 1623.

Está vestido con el hábito blanco de los cartujos. Sus atributos son una estrella en el pecho, en recuerdo de la visión de san Hugo, obispo de Grenoble, quien fuera avisado por siete estrellas de la llegada de los primeros siete cartujos; la mitra y el báculo bajo los pies, símbolo de su desprecio a las jerarquías de este mundo; una calavera ante la que medita; un crucifijo arborescente, porque gracias a él la cruz de Cristo fue plantada en la soledad boscosa de la cartuja; una rama de olivo, que alude al salmo 51, que se le aplica. A veces tiene un dedo cruzado sobre los labios que indica el voto de silencio impuesto a los cartujos por la regla. Su iconografía es en su mayor parte francesa y española.

Las escenas más frecuentemente representadas son el prodigio de la muerte de Raymond Diocres, la plegaria de san Bruno en el desierto de la cartuja, su rechazo de la mitra y su muerte.

Fuente: Iconografía del arte cristiano, de Louis Réau.