Era un pintor fraile agustiniano vecino de Michoacán, es mencionado por fray Matías de Escobar en su libro Tebaida. Menciona que realizó tres retratos en el convento de Charo y en el convento franciscano de Morelia un Transito de nuestro Padre San Agustín.

Arte Colonial en México, Manuel Toussaint, UNAM, 1962, p. 131.