Es un pintor de retratos muy fecundo, su máxima obra fue un gran cuadro para el Seminario de México, en donde aparece el arzobispo Núñez de Haro premiando a los alumnos más destacados del instituto. De los retratos el mejor es el de una joven señora que pintó al óleo en 1794, en cuya parte inferior puede leerse la curiosísima inscripción que transcribimos:

“La señora doña Juana María Romero. Nació el día 23 de junio del año 1760. Se desposó con el señor José Manuel García Aurioles de León el día 28 de octubre de 777; se retrató en México a primero de noviembre de 94, habiendo tenido 9 partos y 3 malos partos, siendo el último en México el año de 93 del que [se] vido muy arresgada. Ignacio María Barreda lo pinto”.

Ignacio María Barreda

Dos años antes de ejecutar los retratos de miembros del seminario mencionado, en 1791 estaba trabajando para el Tribunal de la Inquisición pintando imágenes religiosas en el interior de cuatro celdas de las cárceles secretas.

Pintura de Castas - Ignacio María Barreda

Arte Colonial en México, Manuel Toussaint, UNAM, 1962, p. 174, 211