Nace en junio de 1655 en Santafé de Bogotá. Fue hijo natural de Juan Rodríguez de León y Juana de Bera. Es bautizado el 19 de diciembre de 1656 por don Francisco de Robles Conejo en San Victorino. Desde muy joven ejerció en el barrio de San Victorino el oficio de “Platero de Oro”. El 5 de mayo de 1681 contrajo matrimonio con doña Petrona Verdugo, viuda de Juan del Sejo, en la Catedral de Bogotá. El 10 de agosto de 1685 encontró en los cerros orientales de Bogotá las imágenes que se veneran en el “Santuario de la Peña” en Bogotá. El 31 de diciembre de 1698 ingresó a la cofradía del Santísimo Sacramento de la Parroquia de San Victorino. En 1717 hizo la narración del descubrimiento de las imágenes de la Peña, a pedido del Bachiller Baltasar de Mesa, capellán del Santuario, quien a su vez la consignó en una Novena que fue publicada en el año de 1739. Hacia 1718 muere en Bogotá.

Bernardino Rodríguez de León Coronado es importante en la historia del arte, no solamente por sus obras de platería sino también por el descubrimiento de las imágenes que se veneran en el Santuario de la Peña. Estas representan a la Sagrada Familia: Jesús, María y José, y al ángel San Miguel con una custodia en la mano. Aparecieron pintadas en una roca, de donde fueron separadas y trasladadas a un llanito al pie de los Cerros por orden de Dionisio Pérez de Vargas, en 1716. Las imágenes fueron retocadas en 1740 por Pedro Laboria.

Se desconocen las obras de Bernardino de León Coronado, pero es probable que la mayoría de las custodias y cálices de la iglesia parroquial de San Victorino, sean debidas a este artista.

Ricardo Struve Haker: “El Santuario de Nuestra Señora de La Peña”. Imprenta Nacional de Colombia, Bogotá, 1955.