Reyes fue uno de los plateros más afamados de Quito de finales del siglo XVIII y comienzos del XIX.  Hijo de doña María Sandoval, se casó con Josefa Villacreces, hija de don Ramón Villacreces. Formó parte del gremio de plateros de esta ciudad, junto con Miguel Martínez y José Solís. Su taller, seguramente el mayor de Quito, formó a gran parte de los maestros en este arte, como Mariano Morales, Mariano Flores, Ramón Coloma, Félix Valdez, Matías Reyes, Mariano Cevallos, Manuel Sánchez, Estanislao Sánchez, Carlos Correa, Esteban Rodríguez, Andrés Solano, Miguel Sánchez y José Solís.

El 19 de enero de 1801 se compromete a entregar un calis y patena de plata a don Joaquín Rivadeneira. Lamentablemente muere ese mismo año. Sin embargo, su muerte, permitió que se conociera algunos de sus trabajos en iglesias, ya que los interesados se ocuparon de reclamar las obras inconclusas, preferentemente las andas para el Santísimo Sacramento de la Catedral.

ARTE COLONIAL QUITEÑO, RENOVADO ENFOQUE Y NUEVOS ACTORES, Carmen Fernández, et al. QUITO, 2007, p. 284, 285