Iglesia Santa Cruz de Roma, Panchimalco, El SalvadorA sólo 17 kilómetros de San Salvador, es poseedora de gran valor estético, histórico y sentimental. Sus gruesas paredes de cal y canto y adobe han soportado el peso de más de 350 años. Es excelente ejemplo del arte colonial en El Salvador.

Una serie de gruesas columnas de madera de caoba, con elementos fitoformes esculpidos en su parte superior soportan pesadas vigas del mismo material. Formando un techo artesonado, siguiendo los modelos de techo mudéjares andaluces.

Sobre las paredes laterales descansan al menos 8 altares barrocos, que un algunas vez estuvieron cubiertos por una fina película de oro. La pintura colonial puede apreciarse en diversos óleos, algunos de gran tamaño. Uno de los oleos cuenta en su parte inferior los créditos de quien mando a pintarlos y una fecha del siglo XVIII. La imaginería resulta no menos impresionante, expresiones barrocas como un Nazareno con su cruz a cuestas, vírgenes con expresiones sufrientes, ángeles y demás.

Pero sin lugar a dudas el altar mayor resulta impresionante, por su intrincada decoración, compuesta por varias hornacinas y columnas salomónicas. Todo el altar presenta motivos fitoformes que reivindican su estilo barroco.

La fachada de la esta iglesia, construida, al parecer en el siglo XVII, posee una mezcla de estilos renacentistas y barrocos -estilos desarrollados años antes en Europa-. El estilo renacentista se dilucida en los cuerpos de la fachada inferior y medio, separados horizontalmente por acentuadas cornisas que prestan armonía y equilibrio. El barroco, por su parte, es expresado en la concavidad de los nichos, pináculos y las volutas del cuerpo superior, que sugieren movimiento.

En el atrio de la iglesia se localiza el campanario, en el cual es posible apreciar una campana con fecha de 1563; lo que hace suponer que este poblado tuvo un templo anterior al que vemos actualmente.