La Virgen de la MercedLa Orden de la Merced recogió un aspecto, muy importante en la Edad Media, de la protección de María hacia sus hijos. Fue la protección a los cautivos.

La imagen titular, que se venera en su grandioso templo de Barcelona, fue labrada, según la tradición, bajo la personal dirección de San Pedro Nolasco.

Es muy natural que la Virgen de la Merced o Misericordia aparezca representada en la forma típica de las Vírgenes de este título. La encontramos cobijando bajo su manto a un grupo de cautivos, pero también de santos, o como Mater Omnium, con personajes de todas las clases sociales.

Las representaciones de la Virgen de la Merced como Virgen de Misericordia son muy numerosas, sobre todo en el arte del grabado, que con mayor facilidad se presta a la descripción pintoresca de las ideas. A partir del siglo XVI, la Virgen de la Merced deja la indumentaria clásica de las representaciones marianas, y toma el hábito de la orden mercedaria.