Convento de Santa Clara, Quito, EcuadorFue fundado en 1596 por doña Francisca de la Cueva, deseosa de reparar cierto abuso de autoridad que le valiera a su esposo excomunión. En 1645 hubo un temblor en Quito que amenazó la ruina del convento de Santa Clara. La abadesa, Sor Jerónima de San Agustín, se propuso la reconstrucción de la iglesia y sus dependencias. Con ese fin contrató al arquitecto más famoso de la época: fray Antonio Rodríguez. Este religioso franciscano fue castigado y enviado a Lima en 1657, por denuncias de algunos de sus compañeros. La abadesa protesto puesto que faltaban aún por hacer la media naranja de la iglesia, el refectorio, y el dormitorio de las monjas. Tiene un interesante duomo elíptico que la cubre, la cúpula ochavada con linterna en el ábside, el conjunto de cupulines y la torre con campanario. En la iglesia son dignos de verse el retablo de los cuatro evangelistas, el púlpito, algunos cuadros y la estatua de San Diego, obra del Padre Carlos. Las naves laterales son de bóveda de crucería. La iglesia no tiene torre y el claustro cuadrado consiste en arcos que apoyan sobre pilares ochavados.

Convento de Santa Clara, Quito, Ecuador - Planta Baja

Historia del Arte Colonial Sudamericano, Damián Bayón et. al, Ediciones Polígrafa, 1989, p. 267

Convento de Santa Clara, Quito, Ecuador - Interior