Lo encontramos como Platero confeccionando entre 1662 y 1665 la tercera custodia de la Catedral de Quito con oro en polvo de las minas de Zamora.

ARTE COLONIAL QUITEÑO, RENOVADO ENFOQUE Y NUEVOS ACTORES, Carmen Fernández, et al. QUITO, 2007, p. 275