Testó en Quito en 1654 de donde se desprenden los siguientes datos: fue maestro platero de mazonería, hijo de Juan López de Toro y María Ahumada. Tenía su casa en los altos de Santa Bárbara.

ARTE COLONIAL QUITEÑO, RENOVADO ENFOQUE Y NUEVOS ACTORES, Carmen Fernández, et al. QUITO, 2007, p. 274