Arpa Misional ChiquitanaEl Arpa Misional Chiquitana de diseño Jesuita, es verdaderamente única en el mundo, se desconoce si sus especiales características son específicas de la Compañía de Jesús y han sido aplicadas en otras Misiones de otros continentes o solamente en la de Chiquitos. No se parece a ninguna de las establecidas en el Renacimiento, que se construyeron, definieron y utilizaron en España durante este periodo y el Barroco.

Cronológicamente hablando son coetáneas con las Arpas Coloniales, aunque las jesuíticas algo más tardías y coincidiendo con la expansión de la Orden. Desde el punto de vista geográfico, debieron repartirse en el ámbito de las Provincias Jesuíticas Americanas y muy posiblemente llegaran hasta Filipinas. Socialmente el instrumento cumplía una función esencialmente religiosa, dentro de una organización sin clases y perfectamente ordenada familiar y laboralmente, de acuerdo con los principios jesuíticos del funcionamiento social de sus Reducciones. Por este motivo, no se encuentran en las Misiones, las dos clases de instrumentos paralelos, refinado uno y popular el otro que se ven en la colonia. Esta mentalidad, impide la propia evolución del instrumento que permanecerá estable en el tiempo.

Desgraciadamente en la actualidad, tan solo existen tres instrumentos originales de esta clase en Chiquitos. El primero se encuentra en el Museo de la iglesia de San Javier, el segundo en el coro de la iglesia de Santa Ana y el tercero en el mismo lugar de San Rafael.

No existen planos o normas para la construcción de las arpas Misionales, pero no siguen las establecidas por los españoles para el resto de los instrumentos de la época Lo primero que llama poderosamente la atención de un arpa Misional, es su tamaño exagerado de casi dos metros que solo puede explicarse por la aplicación en su diseño, de un sistema proporcional que una vez determinada la forma y dimensión de la base, condicione su altura. El cóncavo está compuesto por ocho tablillas o “costillas” iguales dos a dos, aunque cada par diferente de los demás, buscando sin duda suavizar su forma interior cuya planta está inscrita en media elipse, tomada por su eje menor. Las arpas españolas siempre tienen siete “costillas” todas iguales y las americanas coloniales pueden tener solo cinco y su planta circunscribirse en media circunferencia, para el caso de la proporción “Dupla” y ligeramente elíptica en el resto, dependiendo de la proporción sonora que se haya aplicado en su construcción.

El instrumento Misional es diatónico, abarca cuatro octavas y dispone de cuatro salidas de aire circulares una a cada lado de la encordadura, en la parte media alta y media baja de la tabla armónica. El sistema de encordado utiliza lañas de hierro para la protección de los orificios de encordar. Las columnas son siempre cilíndricas.