Criollo, natural de Quito, maestro músico. El 22 de septiembre de 1606, el monasterio de Santa Clara lo contrató para enseñar a las monjas el canto de órgano. El convento lo contrató por un año con un salario total de doscientos cuarenta pesos.

ARTE COLONIAL QUITEÑO, RENOVADO ENFOQUE Y NUEVOS ACTORES, Carmen Fernández, et al. QUITO, 2007, p. 295