El Oidor Salazar de Villasante, en su Relación sobre Guayaquil y la Puná, conoció en la isla a este indígena ladino y a su hijo único, Francisco Tomalá.

ARTE COLONIAL QUITEÑO, RENOVADO ENFOQUE Y NUEVOS ACTORES, Carmen Fernández, et al. QUITO, 2007, p. 295