Vivió en Santafé de Bogotá, Colombia. En 1560 hizo un contrato con el Obispo Fray Juan de los Barrios, franciscano, para la construcción de un retablo central, que debería ser de tres cuerpos, con otros tantos nichos en los dos primeros y un séptimo nicho en el tercero, con destino a la Segunda Catedral de Bogotá. Lamentablemente este retablo debió quedar destruido al derrumbarse en 1565 los muros de la Segunda Catedral de Bogotá.

Camilo Pardo Umaña: “Las Catedrales de Bogotá”. Boletín de Historia y Antigüedades, Nº 396 y 397. Vol. XXXIV. pp. 696. Bogotá, 1947.