Encontramos un concierto suscrito en Quito el 25 de septiembre de 1602, entre don Francisco Galavis, mayordomo de la construcción de la iglesia Catedral y el indígena Ventura de San Francisco, en donde se obliga a hacer el alcantarillado de la Iglesia Mayor. Sobre esta alcantarilla se levantó después la Iglesia Mayor y continúa funcionando hasta el presente, obviamente con deterioro. En 1583, este albañil indígena construyó unas tiendas junto a las casas del capitán Gaspar Suárez de Figueroa. Sabía leer y escribir.

ARTE COLONIAL QUITEÑO, RENOVADO ENFOQUE Y NUEVOS ACTORES, Carmen Fernández, et al. QUITO, 2007, p. 196.