Convento de la Merced - Ciudad de MéxicoLos primeros religiosos que vinieron a la Nueva España, pertenecían a la Orden de los Mercedarios Calzados. De vuelta de su viaje a España, en 1529, Cortés trajo doce religiosos mercedarios que pasaron a Guatemala y fundaron allí el primer convento de su Orden, en América.

Más tarde, en el acta de cabildo del lunes 22 de septiembre de 1533, se dice que el Alcalde Ordinario, Antonio Carbajal y los Regidores Gonzalo Ruiz y Juan de Mansilla, señalaron el sitio en que estaba la casa de Gonzalo Gómez, para que allí se hiciera el Monasterio de la Merced; asentándose para esto, el hecho de que aquel lugar, que daba a las Ataranzas, se hallaba despoblado y carecía de Monasterio, el 28 de enero de 1574, el rey permitió a los mercedarios fundar conventos en la ciudad de México y demás poblaciones de la Nueva España. Y el 8 de septiembre de 1602, puso la primera piedra del convento de la Merced, el Virrey Conde de Monterrey; fue derribado más tarde el edificio, pues, los frailes no estaban contentos por no ser correspondiente a la Majestad del lugar. Determinaron labrar otra de la que puso la primera piedra el 2 de marzo de 1634, el Virrey Marqués de Cerralbo. El claustro estaba todavía en construcción en 1702 y se terminó en 1703. La iglesia se dedicó el 30 de agosto de 1654.

Iglesias y Conventos de la Ciudad de México, Monografías Mexicanas de Arte, 1920, p. XIX