En latín, literalmente “horror al vacío“, sentimiento que experimentan ciertos pueblos o personas ante la total falta de decoración.