Es el artista quiteño que mejor personifica el arte de la escultura en la capital ecuatoriana y uno de los principales exponentes de la llamada escuela quiteña. Su primera intervención artística es 1731, cuando restauró una imagen de San Lucas. En 1734 hizo una imagen de la Inmaculada  para la iglesia de San Francisco. Fue alumno del maestro José de Olmos.

En cuanto a su actividad como entallador de retablos hay que destacar uno documentado de características barrocas muy acusadas: el retablo mayor de la Merced (1748-51), concluido por un discípulo suyo llamado Gregorio; es obra relacionada con los retablos y portada de la iglesia de La Compañía, así como con el retablo mayor del Carmen Moderno, que se atribuye al mismo Legarda y a su discípulo Jacinto López. Muere en Quito el 31 de mayo de 1773.

Bernardo de Legarda

Virgen de Quito (Legarda)