El Papa o el Emperador celeste de la Edad MediaBajo la influencia de los autos sacramentales, el arte más realista de fines de la Edad Media representó a Dios Padre con las insignias del papa y del emperador, encarnaciones terrestres de la omnipotencia espiritual y temporal.

Dios aparece entonces en el arte de los siglos XV y XVI sentado bajo palio, tocado con corona imperial o con tiara. En la mano sostiene a veces el globo rematado por una cruz. La asimilación entre Dios y su delegado en la tierra se lleva tan lejos, que en un cuadro del siglo XIV Giovanni da Milano le confiere las llaves como atributo.