Originario de la ciudad de Puebla de los Ángeles, hijo legítimo de Antonio Ramos y de Magdalena de Soto. Se casó con Inés de la Peña, de este matrimonio nacieron Mariana y Nicolás Franco de la Peña, el niño murió muy pequeño. Después se casó con Gertrudis Malagón. Ramos Franco estableció su taller en Querétaro, probablemente en su casa de la calle de los locutorios de Santa Clara. El 9 de Agosto de 1726, Ramos contrató con Rafael de Sárate, maestro cerero, la manufactura de un “monumento” de jueves santo para la iglesia del convento de San Francisco. El 21 de Agosto de 1736 realiza su testamento. Muere tres años después, estando muy enfermo de la vista.

Anales del Instituto de Investigaciones Estéticas, UN ENSAMBLADOR POBLANO EN QUERETARO: LUIS RAMOS FRANCO, 1991, vol. XVI, núm. 62, pp.151-161, RAMIREZ MONTES, MINA.