Escritor chileno, nacido en Chillán en 1607. En 1614 murió su madre, y su padre, el Maestre de Campo General Álvaro Núñez de Pineda, se fue con él a Concepción, ciudad en la que se educó en el Colegio de los Jesuitas.

Su padre lo incorporó al ejército en los grados más bajos para que “se formara en la acción”. Fue alférez, cabo y comandante de compañía antes de alcanzar el grado de capitán. En esa época, las correrías de Lientur asolaron los campos chillanejos y los indígenas dieron muerte a muchos soldados españoles, entre ellos al capitán general Osorio. El gobernador Luis Fernández de Córdoba lanzó los tercios hispanos sobre el enemigo. Hubo un encuentro en el estero de Las Cangrejeras el lluvioso 15 de mayo de 1629, en el que se batieron unos doscientos españoles y más de mil indios, que resultó desastroso para los hispanos. Nuestro joven soldado y posterior escritor fue herido con una lanza en la muñeca derecha, derribado de un mazazo que no llegó a matarlo y hecho prisionero por Maulicán, cacique de Repocura, lo que dio comienzo a su cautiverio, del que fue liberado, por canje de prisioneros, en el fuerte de Nacimiento el 29 de noviembre de ese mismo año.

En 1654 Núñez fue nombrado comandante del fuerte de Boroa, momento en el que se vio hostigado por las injusticias del gobernador Acuña y Cabrera. Entre 1656 y 1662 ejerció como Maestre de Campo en Concepción. Vivió en Arica entre 1667 y 1672 y en Valdivia, desde fines de 1673 hasta 1675. El virrey del Perú lo llamó luego a Lima para servir al corregimiento de Moquegua; sin embargo, falleció en el camino, en Locumba, el 5 de mayo de 1680.

El Cautiverio Feliz, su obra más importante, es, de esta manera, una relación autobiográfica muy importante y valiosísima desde el punto de vista histórico y literario.