La Virgen ApocalípticaEn el arte español la imagen más antigua de la Virgen que encontramos al margen de la historia es precisamente la imagen de la llamada Virgen preexistente. La Virgen apocalíptica, según la encontramos en los Beatos, es una copia más o menos alterada de una imagen anterior al segundo milenio. Lleva ya una tradición de tres o cuatro siglos, lo que equivale a decir que proviene de una época en que el florenciente arte bizantino hizo el enorme esfuerzo de improvisar una iconografía cristiana casi del todo nueva. Importa, por lo tanto, destacar su antigüedad.

Esta imagen es una transcripción plástica de la que describe San Juan en el Apocalipsis. Dice así: “Y apareció en el cielo una gran señal: una mujer cubierta de sol, y la luna debajo de sus pies, y en su cabeza una corona de doce estrellas”. Los autores eclesiásticos identifican a esa mujer como una personificación de María, o bien como representación de la comunidad de los fieles, o las dos cosas a la vez. En el fondo, viene a ser lo mismo, porque podemos considerar la Hijo de María como el Cristo personal e histórico, o como el Cristo místico, que es la Iglesia. Así que esta mujer es una madre alegórica.

En el arte español, esta mujer, alegoría de la Virgen, viene representada de tres maneras principales:

  1. Sin el hijo, los brazos abiertos, en actitud orante; alrededor de la cabeza, las doce estrellas; sobre su pecho o vientre, el disco solar; a sus pies, la luna. Es la figuración que más tarde adoptará, casi intacta, el arte de toda Europa, para representar a la Virgen en el inefable misterio de su Inmaculada Concepción.
  2. La mujer, con los mismos ornamentos astrales, tiene como entreabierto su seno, en cuyo interior se pone de manifiesto su hijo, rodeado de rayos solares. La actitud de esta imagen es todavía la de orante, con los brazos abiertos.
  3. La mujer, con los ornamentos astrales de estrellas, sol y luna, colocados sin norma a sus pies y cabeza, sostiene en sus brazos al Hijo, lo que externamente le quita el carácter de orante.