Del árabe hispánico al’arif, y este del árabe clásico ‘arif, experto. Era el responsable de ejecutar las obras que previamente habían sido proyectadas por los Arquitectos e Ingenieros Españoles, el término ha cambiado y actualmente los conocemos como albañil, ,y al experto, como maestro de obras, antiguamente era el alarife y el experto se conocía como el maestro de alarife.