Hijo de un platero, nació en Sevilla el 18 de marzo de 1610. Su hermano fue grabador. En 1638 vivió en Cádiz donde presenció gran parte de la obra de Francisco de Zurbarán. Llegó a la Nueva España en 1640, donde cultivó el estilo tenebrista con fuertes claroscuros. Pintó cuadros religiosos como Los desposorios de la Virgen, La incredulidad de santo Tomás (1643) o la Crucifixión, y más de una docena de retratos de los inquisidores, pues tuvo el cargo honorífico de pintor del Santo Oficio. Fallece en 1652 en México.

Sebastián López de Arteaga

Sebastián López de Arteaga

La Incredulidad de Santo Tomás - Sebastián López de Arteaga