Nació en Sevilla hacia el año de 1656, pero es probable que desde los catorce años viviera en la Nueva España.

Contrajo matrimonio dos veces, su primera esposa fue Micaela de los Santos, su segundo matrimonio se celebró el año de 1694 con María Ponce de León, viuda del también arquitecto Juan de Baraona Guerrero. Este matrimonio no fue muy bueno ya que en 1703 María Teresa interpuso una demanda de divorcio en Puebla y en México. Pese a estos problemas de esta unión nacieron cuatro hijos, de los cuales para 1731 sólo sobrevivían tres: Diego de la Sierra, quien se convirtió en religioso de la orden de la Merced, de Puebla; José de la Sierra y Catalina de la Sierra.

A los veintisiete años ya era dueño de una casa en la ciudad de México, ubicada en la plazuela del templo de la Santísima Trinidad. Se sabe que trabajó en varios sitios, desde Tepotzotlán hasta San Juan de Ulúa, lo que le permitió tener cierta estabilidad económica. Sin embargo, fue hasta su nombramiento de maestro mayor de la ciudad de Puebla en 1689, que obtuvo un salario fijo. Poco a poco Diego de la Sierra fue haciéndose de prestigio en la sociedad novohispana, sin embargo, este fue perdido cuando fue acusado en 1708 ante el Santo Tribunal de la Inquisición, afortunadamente los castigos fueron menores, pero después de ese año no volvemos a tener noticia de su trabajo debido a este desprestigio en su persona. Muere cerca de 1711.

Diego de la Sierra - Dibujo

En la ciudad de los Ángeles donde radicó desde 1684, intervino la portada norte de la Catedral (1684-1689), realizó los claustros del templo de la Concordia (1686-1689) , del Real Hospital de San Pedro (1685) y la Capilla de Jesús Nazareno de la Parroquia de San José (1693), además, por supuesto, de la espléndida Casa de las Bóvedas (1684-1685).

Parroquia de San José en Puebla - Diego de la Sierra
La Casa de las Bovedas - Diego de la Sierra

Bibliografía: Retrato hablado, Martha Fernández, UNAM, 1986, 297 p.