Santa ÁguedaVIDA Y LEYENDA

Según la leyenda, Águeda habría sido una joven siciliana nacida en Catania. El prefecto Quintiliano, al no poderla persuadir para que ofreciera sacrificios a los dioses, la hizo conducir a un prostíbulo administrado por la cortesana Afrodisia, para que se la sometiera a una violación ritual. Pero al igual que santa Inés, conservó la virginidad milagrosamente. Después, en prisión, el prefecto la amenazó con azotes, la ató a una columna cabeza abajo y le hizo arrancar los pechos con tenazas. Fue curada por San Pedro que se le apareció en el calabozo. El tirano ordenó que alfombraran su celda con trozos de vidrio y brasas. En el momento de su muerte, que habría sido en el 251, el Etna tuvo una erupción.

PATRONAZGOS

Santa Águeda es la patrona de Catania y de Malta. Como los verdugos le arrancaron los senos, que después San Pedro curó, se convirtió en patrona de las nodrizas y de las madres que amamantan a sus hijos. Se la invoca para la curación de abcesos, mastitis y cáncer de mama.

Por otra parte, su intercesión se consideraba muy eficaz contra las erupciones volcánicas y los terremotos que las acompañan. Por un fenómeno de extensión muy corriente en hagiografía, pronto se invocó su protección contra toda forma de fuego.

ICONOGRAFÍA

Al principio carecía de atributos propios, fuera del común de la palma del martirio. Posteriormente se utilizaron una antorcha encendida o una pequeña casa en llamas (aludiendo a su poder contra el fuego). A veces la antorcha se confunde con un cuerno de unicornio, símbolo de virginidad. Pero su atributo más común son sus senos arrancados con una tenaza o puestos sobre una bandeja.

Suele estar representada formando pareja con Santa Apolonia o Santa Lucía. En cuanto a las escenas más representadas, son su martirio y su curación por San Pedro. A veces es un ángel quien efectúa la curación, como en el ejemplo que aparece en esta página.

Fuente: Iconografía del arte cristiano, de Louis Réau.