Como bien menciona Manuel Toussaint, es extraño que no tengamos grandes conocimientos biográficos del arquitecto más prestigiado durante la segunda mitad del siglo XVI. El primer conflicto es saber su verdadero apellido, los autores lo escriben indistintamente como Arciniega o Arziniega, y aunque parece ser que el correcto es Arciniega, el mismo Claudio siempre firmó como Arziniega. Si es Arciniega la familia parece descender del antiguo linaje vasco, radicado en la villa de Arciniega, en la provincia de Alava.

Claudio Arciniega nace alrededor de 1526, de su familia solo sabemos de sus hermanos que también pasaron a la Nueva España: Catalina (1536) y Luis (1537). Claudio se casó con María de Rojas en fecha desconocida. Sabemos que habitó en San Antón (San Antonio Abad) y Estapalapa (Ixtapalapa) en 1565. Su fecha de fallecimiento podemos situarla entre el 29 de abril de 1592 y el 19 de agosto de 1593, cuando Diego de Aguilera es nombrado su sucesor.

De su obra podemos mencionar lo siguiente:

Desde 1541, Claudio Arciniega residió en Madrid, donde trabajo en el Alcázar. Pasan trece años antes de volver a saber de él, esta vez con su llegada a la Nueva España en 1554. Trabajo en Puebla de 1554 a 1558, donde estuvo a cargo las obras públicas como maestro de cantería. Hacia 1558 pasa a la capital, al año siguiente realiza la obra que debe haberle dado mayor prestigio antes de su intervención en la catedral: el Túmulo Imperial para las honras fúnebres de Carlos V.

Catedral de la Ciudad de México

También se tienen noticias en 1570 de que reedifico el Colegio de Niñas y que realizó la iglesia de San Antonio Abad. Obviamente su obra más importante es la catedral de la ciudad de México, misma que fue trazado por Claudio antes de 1567, para comenzar a edificarla en 1573 y continuar hasta su muerte en 1593.

Bigliografía: Claudio de Arciniega, Arquitecto de la Nueva España, Manuel Toussaint, UNAM, 1981